Artículo

JULIO CORTAZAR

RAYUELA

RAYUELA

JULIO CORTAZAR-ARGENTINO

 

Publicada en 1963 es una de las novelas de la literatura latinoamericana más conocidas a nivel mundial. El estilo y talento de Cortázar hacen de esta obra una connotada pieza literaria presente en repisas intelectuales de todo el planeta. Su autor, de nacionalidad Argentina – pero nacido en Bélgica y gran parte de sus años vividos en Francia -, es una eminencia            que no obtuvo mayores reconocimientos en su vida… lo cual no quita el indudable don que poseía en su arte.

Rayuela es un libro que puede ser catalogado, al menos, de “Especial”. Cortázar se esfuerza porque su prodigio sea capaz de romper esquemas, de alterar el estilo literario comúnmente establecido y de cierta forma recordarnos que nunca es tarde para innovar. Es tal su creatividad, que Rayuela puede ser leída de dos maneras: De forma lineal, como todo libro; o bien en desorden, siguiendo un esquema que aparece en un inicio que hace saltar al lector entre capítulo y capítulo (a ratos perdiendo cualquier sentido que pudiese ser otorgado a la lectura).

La historia gira en torno a Horacio Oliveira, argentino radicado en París, cuya personalidad representa a un hombre insatisfecho; aún en búsqueda de darle algún sentido a su vida. Como no es de extrañar, la narración no tendría todo su brillo a no ser de la presencia de la Maga, la amante uruguaya que comparte la vida con nuestro protagonista; es importante destacar que su relación es a ratos tormentosa y vigente en su inestabilidad. Junto a ellos también está presente un grupo de amigos llamados “Club de la serpiente”, compuesto en general por inmigrantes de diversas partes del mundo. Entre estos personajes, Cortázar desarrollará una profunda serie de entramados sentimentales, intelectuales y racionales que pasan de la más profunda apatía a una absoluta incondicionalidad. Seres que juntaron sus caminos en las calles de París, cuyas historia divergentes logran constituir una serie revisión sicológica de cada uno de ellos. Definitivamente, la trama central de un libro que abarca tantas dimensiones y contrastes es muy difícil de sintetizar; lo dicho no representa la magnitud de Rayuela, pero de modo somero es lo que se logra extraer.

De todas formas, y a modo de recomendación… no es la lectura propicia para la tarde de verano, requiere concentración y constancia; de lo contrario se deberá volver a empezar. Sin embargo, nadie en su vida debiese dejar pasar la oportunidad de leer ésta gran novela, o al menos, algún trabajo de éste tremendo autor.

Gregorio Herrera Chacana
Espiritualidad y Energía

 

Servicios