Artículo

J.D Salinger

El Guardián entre el Centeno

El Guardián entre el Centeno

J.D Salinger - Estadounidense

There's a boy who fogs his world and now he's getting lazy
There's no motivation and frustration makes him crazy
He makes a plan to take a stand but always ends up sitting.
Someone help him up or he's gonna end up quitting

(Hay un chico que indaga en su mundo y ahora se pone flojo

No hay motivación y la frustración lo enloquece

Hace un plan para ponerse de pie pero siempre termina sentándose

Alguien ayúdelo o el terminará renunciando)

 

Who wrote Holden Caufield, Green day.

 

El pasado 27 de enero se remeció el mundo del sexto arte a causa de una gran pérdida, con 91 años nos dejaba un maestro estadounidense… J.D Salinger. Por lo mismo, en este reportaje me centraré en su obra más conocida, escrita en los años 50’ y que marcó el inicio del apogeo de los adolescentes en la literatura.

Si puedo sincerarme en algo, sería que sin lugar a duda este es uno de los mejores libros que he leído en años. Una obra alejada de la ficción,  y mejor aún, de la apestosa ciencia ficción. Posee un lenguaje claro, preciso y sin mayores censuras, hablando con libertad de la juventud de su época, ya sea en relación a las disputas, sexo y falta de límites. Esto último agrada, hay muchos libros que parecieran ser pasados previamente por un concilio vaticano, y gracias a Dios, no es el caso. “El guardián entre el centeno” plasma en sus páginas un extracto de la vida del desilusionado Holden Caufield, un joven americano de 16 años, que acaba de ser expulsado de su cuarta escuela Pencey.  Holden no representa una generación, sino que representa el período de transición entre la infancia y la adultez, un fenómeno llamado adolescencia,  en el cual los cuestionamientos sobre tu mundo, tus ideales y el futuro son a mil por segundo.

 

Caufield ha sido recientemente expulsado de su colegio, esto debido a sus bajas calificaciones y su inadaptable comportamiento. Siempre sobresalió en Lengua y Literatura, pero ese talento no garantizó su estadía en el prestigioso recinto. Basándose en lo que el muchacho plantea respecto a su expulsión, no siente ni tristeza, ni arrepentimiento, ni alegría. Sus compañeros eran unos salvajes, seres dominados por otros superiores, los populares; quienes se caracterizaban por sobresalir en deporte y tener una chica nueva cada fin de semana. Holden era Holden, no iba a hacer nada por intentar encajar en un grupo, si lo querían bien, sino… el no tenía pretensiones. El relato se inicia un Domingo, el debía volar a su hogar el miércoles, pero su impotencia e impulsividad lo llevan a tomar sus cosas y largarse de ese podrido lugar. Su destino es New York, donde está su casa, a la cual no pretende llegar para no enfrentarse a sus decepcionados padres. Es por esto último, que se verá obligado a matar el tiempo viviendo bajo su propio alero; ya sea alojando en un hotel, rodeado de candentes parejas, mujeres solteras en busca de un poco de cariño mezclado con diversión, y una cuasi red mafiosa de prostitución controlada por el ascensorista; o bien pasando su segunda noche entre su casa (conversando con su hermanita Phoebe), en casa de su antiguo maestro: el señor Antolini, o simplemente en los asientos de un banco, luego de escapar de las conductos perversas de este recién mencionado.

 

En el transcurso de estos dos días también tiene tiempo para juntarse con una amiga, Sally Hayes, a la cual termina ofendiéndola por ser medio tonta e irrelevante para él, simplemente buscaba gastar el tiempo, pero sólo logró deprimirse aún más. También conoció a una parejas de monjas, que despertaron una inocente atracción y empatía en el, llegando incluso a cambiar su visión de la raza humana por unos minutos, no todos eran unos individualistas, egoístas e hipócritas.

 

El desenlace de la historia viene cuando Holden decide emigrar lejos, al este, dejando atrás todo lo que ha vivido. Tan sólo tiene 16 años, pero para el es suficiente para iniciar su vida de forma independiente, sin que nadie lo conozca, llegando a planificar el actuar de tartamudo para no tener que hablar con la gente, o sino … quizás los dejaría llorando al hacerles escuchar todo lo que el pensaba. El único problema, es que su plan se ve afectado al conocer la postura de su hermanita al respecto, ella iría con él, y nada le haría cambiar de opinión; Phoebe era pequeña, pero frente a sus convicciones, no había forma de disuadirla. Claramente que los deseos de Holden no eran esos, amaba como a nadie en el mundo a su hermana (al igual que a su hermano muerto Allie), pero no por eso la alejaría de sus padres y de la posibilidad de una vida asegurada, por lo cual deserta su improvisado sueño y retorna a casa.

 

En su vida, a Holden hay tres cosas que le gustan; las monjas, su fallecido hermano Allie, y el concretar su sueño de ser un guardián entre el centeno, siendo esto último una metáfora muy bonita, en la cual trata de aportar su grano de arena para cambiar el mundo, o al menos, construir a su alrededor lo que el considera correcto.

 

“Es <<Si un cuerpo encuentra a otro cuerpo, cuando van entre el centeno>>, pero entonces no lo sabía.

-Creí que era <<Si un cuerpo coge a otro cuerpo>> - le dije – pero verás. Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en el. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo: Vigilarlos. Yo sería el Guardián entre el centeno. (…)”

 

GREGORIO HERRERA CHACANA

Gregorio Herrera Chacana
Espiritualidad y Energía

 

Servicios