Artículo

CRISTINA RIVERA GARZA

NADIE ME VERA LLORAR

NADIE ME VERA LLORAR

CRISTINA RIVERA GARZA-MEXICANA

En otros resúmenes ya lo había señalado lo mucho que me agradan los escritores mexicanos. Percibo en ellos el sufrimiento diario de la vida como algo que se torna normal. En este caso el libro se ambienta en los primeros años de la década del 1900 cuando existió una corriente migratoria importante de los lejanos y rurales pueblos hasta ciudad de México.

Dos son los protagonistas principales de esta novela el primero de ellos Joaquín Buitrago, fotógrafo de profesión que se inicio obteniendo retratos en cárceles y prostíbulos y que ahora adicto a la morfina prefiere retratar a los enfermos mentales en el manicomio “La Castañeda”

La otra protagonista es Matilde Burgos, nacida en un lugar rural de México en 1885. Quien llega en el 1900 a la casa de tu su tío el medico Marcos Burgos, profesional que mantiene fe férrea en que la influencia civilizadora de la higiene y trabajo son los pilares del desarrollo social de los pueblos. Por esta razón recibe a su sobrina hija de su hermano alcohólico.

Matilde después de un tiempo es ubicada como dama de compañía en la cada de una mujer medico colega de su tío. En una noche huyendo de la policía llega hasta la casa de su nueva empleadora el Joven Cástulo Rodríguez, hombre idealista que lucha por causas sociales para mejores condiciones de trabajo de los operarios de la incipiente industria mexicana.

Matilde después de huir de la casa de la colega de su tío y de ayudar a mucha gente enferma, percibe que una de las mejores formas de obtener un mayor ingreso es dedicarse a la prostitución. De esta forma se profesionaliza en el rubro y logra ser figura principal de actos de teatro y orgias en el burdel “La Modernidad”.

Un dato consecuente con lo anterior es la realidad social de México de principios del 1900 en el sentido de que el 12% de las mujeres entre 15 y 30 años se dedicaban a la prostitución.

Un capitulo distinto es  el papel que juega el medico-siquiatra Eduardo Oligoechea, a cargo del cuidado de Matilde y de Joaquín. Su finalidad es estar un breve paso por “La Castañeda” y derivar a mejores centros de salud mas reconocidos. Le gusta manejar términos como toxicomanía, histeria, esquizofrenia y delirio.

Casi al final del libro Matilde le reconoce a Joaquín que ella era la joven prostituta que en mas de una ocasión fotografió. Matilde fallece en la más absoluta locura.

Lejos de lo mejor que he leído en lo que va corrido de este año. Un libro extraordinario.

Gregorio Herrera Chacana
Espiritualidad y Energía

 

Servicios